La verdadera adoración es una vida entregada a Dios en humildad y obediencia, Como el maestro que lo entregó todo  se humilló siendo Rey...

Alabar al que es digno de recibir toda la gloria. Que la alabanza a Jehova de continuo esté en nuestros Corazones. 

 
 
 
Make a Free Website with Yola.